martes, 21 de noviembre de 2017

Dark Fantasies, una antología muy completa

Dark Fantasies
VV.AA
Sportula
Rústica | 317 páginas | 17,95€



El 21 de enero de este 2017 finalizaba la campaña de micromecenazgo para la nueva antología editada y seleccionada por Mariano Villareal (A la deriva en el Mar de las Lluvias). Como en anteriores ocasiones, prometía una selección con algunos autores multipremiados (Nébula, Locus, World Fantasy, Bram Stoker) y de absoluta actualidad, tanto figuras emergentes en el sector literario como autores consagrados. El volumen se antojó aún más especial al aunar tanto relatos de autores extranjeros como nacionales ¿Ha cumplido las expectativas? Por supuesto que sí.

En Dark Fantasies el lector se sumerge en 16 relatos y una novela corta que buscan ofrecer diferentes visiones de ficción especulativa oscura. Atmósferas inquietantes, fantasmas, criaturas malignas, mundos decadentes y espíritus tenebrosos pueblan sus páginas. Pero hay más, mucho más. La selección abre un amplio abanico de temáticas e interpretaciones de la etiqueta, con una gran calidad y paridad de sexos de la que cualquier antología sentiría envidia. Engalana el volumen la portada del brasileño Tullius Heuer, que recoge a la perfección la senda inquietante que nos marca la selección y orden establecida por Mariano.

Abre el volumen, inmediatamente tras la presentación de Mariano Villareal, el relato Hijas hambrientas de madres famélicas de Alyssa Wong. Nominado al premio Bram Stoker y Nébula en 2015 con traducción de Arrate Hidalgo, nos presenta una historia que habla sobre las relaciones familiares mientras explora un interesante giro de tuerca al mito del vampiro. Al potente inicio le sigue con La hija del fabricante de ataúdes, de Angela Slatter. Ganadora del premio British Fantasy en 2012 y con traducción de Alexander Paéz, presenta una historia de ambientación gótica que atrapa desde el comienzo, mientras escribe sobre las costumbres funerarias más antiguas. Una historia construida con mucho acierto, llevando al lector sobre pistas hasta la inesperada conclusión.

Ilustración de Plunderpuss para el cuento de Alyssa Wong

Cuando termina, él la coge de Eugie Foster es uno de los relatos que más me ha sorprendido. Nominado al premio Nébula en 2015 y con traducción de Pilar Ramírez Tello, la historia realiza una combinación de lo más peculiar: ballet y zombis. Un relato profundamente psicológico sobre la pasión, sus fuentes y sacrificios. Le sigue mi top 2 en la lista de favoritos. Se trata de Cántame tus cicatrices de Damien Angelica Walters. Finalista en los premios Bram Stoker y traducida por David Tejera, es un cuento inspirado puramente en Frankenstein, pero desde un punto de vista inesperado. Son las partes que zurcen a la criatura las que nos cuentan la historia del doctor. El final de la historia es realmente aterrador y espeluznante.

Le sigue mi relato favorito de la antología, que auna dos elementos como espíritus y Japón. El mar de árboles de Rachel Swirsky, con traducción de Pilar San Román, nos sumerge en el espectral bosque de los suicidas de Aokigahara. Una historia de redención, sobre la necesidad de afrontar el pasado y perdonarse a uno mismo. Envuelve al cuento una atmósfera opresiva, con los clásicos elementos de horror japonés. El siguiente relato es La novia de Frankenstein de Mike Resnick, que traduce Ramón Peña. Un retelling de la historia clásica vista en forma de diario, en este caso, a través los escritos de la mujer del doctor Víctor Frankenstein. Simpático, con ciertos toques de ironía social y humor, nos habla del amor no correspondido.

Con Magdala Amygdala de Lucy A. Snyder nos introducimos la típica historia de infectados, pero desde el punto de vista de quién la padece. La magnifica traducción de Manuel de los Reyes de este premio Bram Stoker en 2012 permite explorar cada detalle y entender aún más la crítica al sistema sanitario estadounidense que realiza. No todo puede ser flores, Dale miel cuando la oigas gritar de Maria Dahvana Headley es uno de los relatos que menos he disfrutado. Finalista de los Nébula en 2013 y con traducción de Manu Viciano, narra una especie de embrollo romántico y vengativo con el que no conseguí conectar en ningún momento.

Bosque de los suicidios de Aokigahara, Japón

Tan solo la premisa de Tu suffering nos protegerá de Mercurio D. Rivera es suficiente razón para querer leerlo. Finalista del premio World Fantasy en 2011 con excelente y complicada traducción que combina términos hispanos con americanos de Arrate Hidalgo junto Maielis González, el relato nos hará preguntarnos hasta donde estamos dispuestos a llegar para mantener a salvo a los demás, y si dicho sacrificio merece la pena. Cierra la parte de autores extranjeros Corriente y remanso de Caroline M. Yoachim. Con traducción de Mariano Villareal y María Pilar San Román, se trata de un breve relato bastante imaginativo, pero con una ingente cantidad de metáforas por frase que no soy capaz de disfrutar al completo, pesé a darle varias lecturas por su breve extensión.

Se abre la parte hispana de Dark Fantasies con Antemusa bar & club, de Víctor Selles. Una interesante crítica hacia el mundo de la esclavización humana y la venta sexual a través de una historia de sirenas. Tan perturbador como duro, pone los pelos de punta del lector en algunas escenas de lo más crudas. Le sigue uno que por sus elementos podría haber sido de mis favoritos, pero no lo ha conseguido. Se trata de Profundo, profundo en la roca de Ferran Varela, una historia de fantasía épica que habla sobre el sacrificio personal en una historia que parece un vistazo a una novela aún mayor. O al menos, pie tiene para ello.

"Ash I wish..." de Tullius Heuer

Cuchara de plata de Alfredo Álamo es directamente mi relato favorito de esta segunda parte de la antología. Una historia de corte onírico que me recuerda al Neverwhere de Neil Gaiman, explorando un mundo con ciudades secretas bajo nuestras calles. Pese a que se mueve más hacia la fantasía urbana, también aúna momentos más oscuros y macabros, además de un magnífico final. Con Humo y espejos de Elia Barceló asistimos a una sencilla y enigmática historia, que tira más hacia el misterio engalanado con toques de fantasía. Elía escribe con mucha calidad y oficio, de forma inquietante, explorando un final bastante interesante.

No he conseguido disfrutar de Los reyes muertos de Teresa P. Mira de Echevarría. La autora carga de simbolismo un relato que nos transporta a la dictadura sufrida en Argentina entre los años 1976 y 1983. Teresa convierte la realidad en dolorosa fantasía para poner en relieve por lo que ha pasado en su infancia. Y cerramos Dark Fantasies con una buena novela corta. En Habba Habé de Ludo Bermejo visitamos Casa Paredes, una plantación de cacao situada en la antigua colonia de Fernando Poo. La historia te va atrapando poco a poco, te subyuga a sus frases para sorprenderte a cada vuelta de página. Sin duda, un gran cierre.

Mariano Villareal lo ha vuelto hacer. Ha culminado de nuevo un proyecto con una gran calidad y que espero este nominado en los Ignotus del año que viene. Leer Dark fantasies supone descubrir un buen puñado de autores y autoras que nunca habíamos podido leer en castellano, al igual que descubrir por primera vez algunos talentos del territorio nacional. Lo mejor de todo esto, es que Mariano ha anunciado hace poco que ya tiene planificadas y casi cerradas sus dos siguientes antologías. Desde aquí solo le puedo decir, cuenta con mi granito de arena.

Otras reseñas de interés

lunes, 13 de noviembre de 2017

Graphics #19

Cazafantasmas / Tortugas Ninja
Burnham | Schoening | Waltz | Delgado (Trad. de Cristian Timoneda)
Fandogamia Editorial
Rústica | 120 páginas | 12€
3,5 / 5


Existen cruces tan demenciales e imposibles en el mundo comiquero que no sé cómo nunca habían hecho un mix dos grandes franquicias tan llenas de nostalgia ochentera como son los Cazafantasmas y las Tortugas Ninja. A finales de 2014, la editorial estadounidense IDW público en cuatro partes esta miniserie de cuatro números que nos ha llegado a España gracias a los grandes miembros de la F mayúscula, a FandogamiaEditorial. Firman el guion de la historia Tom Waltz (director de IDW) y Erik Burnham (Cazafantasmas), con el dibujo de Dan Schoening y el color del mexicano Luis Antonio Delgado. Pero además debemos sumar la participación de Charles Paul Wilson II y Cory Smith, dibujantes habituales de las tortugas. Todo un evento comercial, con una calidad por encima de la habitual en estos crossovers. Una historia que funciona bien y aporta una buena dosis de entretenimiento.


La historia arranca con un error mientras las Tortugas Ninja se disponían a probar una máquina de salto inter-dimensional fabricada por nuestro inteligente Donatello. Las Tortugas Ninja junto a April O´Neil y Casey terminaran en una Nueva York que desconocen, donde un grupo de cuatro amigos se gana la vida cazando ectoplasmas. Por culpa de su grieta, se colará en esta Nueva York una deidad inmortal llamada Chi-You, un antiguo dios nipón de la guerra que planea dominar la realidad con un ejército de demonios. Como podéis imaginaros, ambos equipos deberán colaborar para poder evitar la destrucción del mundo y poder hacer regresar a las Tortugas a su dimensión. Lo mejor que han hecho los guionistas para no dejar esta aventura en un crossover de libro ha sido balancear muy bien las personalidades de ambas formaciones. Han captado a la perfección ambas esencias, las han combinado, y han conseguido un mix que funciona como un reloj creando un tono de camaradería que te alegra el día.


La trama es sencilla, clásica, sin líneas argumentales complejas o subtramas increíbles. Pero es entretenida, y al menos, no creía encontrar otra cosa en este cómic. El apartado visual de Schoening se caracteriza por un estilo cartoon, desenfadado, visual y muy apegado a las series de animación actuales. Tengo dos puntos negativos con respecto a su trabajo: la composición de página, llegándose hacer monótona con tanta horizontalidad y los efectos digitales que aplica en rayos o luces. Sin embargo, el color de Delgado me parece una absoluta maravilla que hace incluso mejorar el dibujo. Colores vivos que dan chispa y brillo a las páginas. Un producto hecho para fans de ambas franquicias que es muy disfrutable. Ojalá llegáramos a leer más Tortugas Ninja por España (guiño, guiño), pero de momento, nos conformaremos con estos grandes Cazafantasmas.

La pequeña forastera: Siúil, a Rún #1
Nagabe (Trad. de Yasuka Tojo)
ECC Ediciones
Tankōbon | 176 páginas | 8,95€
4,25 / 5



Esta es una de esas ocasiones en las que un manga ya te entra directamente por los ojos sin saber ni que dice su sinopsis. En este primer volumen de La pequeña forastera: Siúil, a Rún conoceremos a Shiva y el Doctor. La primera es una joven niña humana que espera el regreso de su tía. El segundo, una bestia que pertenece a un mundo oscuro y maldito. Ambos conviven en un páramo del Exterior, donde habitan seres oscuros que pueden maldecirte con solo tocarte. Un primer volumen que nos introduce en el misterioso mundo de fábula que ha construido Nagabe, un joven mangaka con su primera publicación internacional. Editado originalmente en Mag Garden (subsidiaria de Production I.G.) nos llega esta serie de 4 volúmenes gracias a ECC Ediciones. Una historia que esconde algo oscuro y enigmático detrás de una corteza amable, con un arte que recuerda más al cuento ilustrado clásico que al propio manga.


Este primer tomo funciona como un misterioso prologo. El contexto fantástico se va llenando de detalles mientras conocemos a los dos protagonistas de forma rápida y tranquila. Las respuestas van llegando poco a poco, ya que Nagabe juega muy bien con la intriga, soltando las perlas de información en el debido momento. La narración transcurre de forma amable y tranquila, como si fuera un slice of life, pero con un aire de inquietud y tristeza. Terminará el primer volumen a modo de potente cliffhanger, dejando al lector impaciente por un segundo volumen que llegará ya el 14 de noviembre.


La clave más atractiva de todo el manga es su arte. El dibujo de Nagabe es sencillo, amable y muy personal. Crea atmósferas inquietantes tan solo jugando con la dualidad de blancos y negros. Asimismo, el diseño de personajes es de lo más interesante. Solo con él Nagabe es capaz de crear esa dicotomía entre el mundo de Shiva y el propio Doctor. Shiva con su vestido blanco y botas de lluvia, mientras el cornudo Doctor viste un traje negro y muestra sus emociones a través de sus ojos, al no tener boca. Un gran comienzo que esperemos no decaiga, ya que las críticas son excelentes respecto a la serie.

Knights of Sidonia #1
Tsutomu Nihei (Trad. de Marc Bernabé)
Panini Comics
Tankōbon | 176 páginas | 8,95€
3 / 5



Desde que en 2015 gracias a Netflix y Polygon Pictures pudiéramos disfrutar de Sidonia no Kishi estaba a la expectativa de que se publicará su material original. Ahora que Panini está editando más obras del conocido mangaka Tsutomu Nihei (Blame!, Biomega) por fin se ha animado con esta serie que recoge varios elementos recurrentes del autor. Acción, atmósfera de ciencia ficción con aire cyberpunk, monstruos alienígenas y un estilo de dibujo que prima lo arquitectónico por encima de todo, debido a la formación del autor. El espectador de la serie podrá ver como la adaptación ha sido totalmente fiel a este material original, incluso desarrollándolo un poco más en ocasiones.


En este primer volumen de Knights of Sidonia conocemos a Nagate Tanikaze, un chico criado en los niveles más bajos de la nave transportadora de semillas Sidonia. En esta nave que viaja por el espacio se encarga de mantener la propagación y reproducción del ser humano. Pero tienen unos vitales y portentosos enemigos extraterrestres: los Gauna. En este tankoboun que recoge los capítulos 1-5 de la serie veremos cómo Tanikaze se convierte en cadete de piloto de Guardian, recibe permiso para pilotar el antiguo y honorífico Tsugumori, levanta las primeras envidias y se enfrenta al peligro con habilidad. Todo un entretenimiento para los amantes de las space opera, los monstruos alienígenas y los mechas espaciales.


Si nos ponemos a analizar la ambientación y el universo que crea Nihei, es fascinante. Humanos modificados genéticamente, hermafroditas y horrores cósmicos de origen desconocido. Si buscamos en la trama y el tono, ya no fascina tanto. Narrativamente es un tanto caótica, los sucesos ocurren a cámara rápida y el tono de drama/humor está demasiado desequilibrado, sin una identidad sólida. Los personajes se sienten algo planos y sin gran desarrollo, con muchos clichés y bastante fan service que a veces roza lo misógino (tema del que adolece el anime también). En cuanto al dibujo, lo que más destacan son las mega-estructuras y escenarios que compone Nihei, como buen arquitecto que es. Construye viñetas cargadas de información y llenos de cortes de una a otra, con personajes que tienen bastante parecido visual. Es un dibujo limpio y detallado, pero que a veces cuesta distinguir con que personaje nos movemos. Sin embargo, tengo ganas de ver que ocurrirá en los siguientes volúmenes cuando supere a la serie.

Shangri-La
Mathieu Bablet (Trad. de Fernando Ballesteros)
Dibbuks
Cartoné | 224 páginas | 28€
4,5 / 5



Una de las claves dentro de la ciencia ficción clásica es explorar el presente del ser humano en clave de futuro, poniendo en relieve el ocaso de la sociedad del bienestar. Figuras como Orwell, Philip K. Dick, Ray Bradbury o J. Ballard son exponentes de ello. Mathieu Bablet coge las riendas de estos maestros para crear una obra que los rescata sin ser original ni rompedor, pero con un guion que acierta de pleno. La Tierra ya no es un lugar habitable. Los humanos viven en una colonia en órbita creada por la empresa Tianzhu. Sometidos a la hegemonía de una multinacional que ha logrado imponer un modelo consumista entre sus ciudadanos nos encontramos con una sociedad que ha sacrificado su libertad individual por el bienestar social.


Claro, que nada es tan bueno como parece a simple vista. Los humanos no aceptan a los animoides (animales humanizados), los científicos quieren ser dioses creando vida a partir de la nada, y un grupo rebelde romperá el supuesto estado de paz para abrir los ojos de sus habitantes. El nombre de la novela gráfica no está escogido al azar. Shangri-La es un paraíso en la tierra de la novela Horizontes perdidos (James Hilton) y la famosa adaptación cinematográfica de Frank Capra en 1937. Una tierra de felicidad permanente aislada del mundo exterior situada en el Himalaya. Una obra robusta, narrativamente fantástica, reflexiva y un poco densa sobre la futura actualidad que fue seleccionada en la última edición del prestigioso Festival de Angoulême como mejor álbum.


Mathieu habla sobre las oligarquías, el monopolio, la sociedad de consumo extremista en que vivimos, el debate de la libertad contra la seguridad, la ética animal, la esclavitud, el racismo, la legitimidad de las revueltas sociales y los límites del poder. Pone en jaque nuestras preocupaciones actuales sobre el medio ambiente y nuestra propia supervivencia. Todo un aviso de hacia dónde nos podemos dirigir si no cambiamos nuestras costumbres. Una bofetada a nuestros cerebros consumistas. Gráficamente es una delicia. Tendremos páginas enteras en las que observar las imponentes arquitecturas y paisajes post-industriales, al igual que momentos de absoluta reflexión con unos diálogos profundos pero nada pretenciosos. Diseños muy trabajados con inspiración manga que solo erran en los personajes humanos, a veces difíciles de distinguir. El elemento magistral que lo redondea el color, creando escenas emocionantes para la vista y momentos inolvidables para el lector.

¿Qué cómics o mangas habéis leído últimamente?

martes, 31 de octubre de 2017

1977, de Susana Vallejo

1977
Susana Vallejo
Ediciones DiQueSí
Rústica | 224 páginas | 12,90€




Siempre te quedas con una amarga sensación cuando terminas una trilogía o una serie de libros. Creo que es algo inevitable para cualquier buen lector. Te deja un vacío, una nostalgia que debes volver a llenar con las siguientes historias en las que te sumerjas. Y más, si alguno de los personajes consiguió sacarte la lagrimilla en algún momento o te has conseguido encariñar con la historia. Algo parecido me ha pasado con este 1977 de Susana Vallejo, que cierra de la trilogía Tres amigos y un fantasma. Nos despedimos de Alex, Bea, Berto y Arlene, nuestro ABBA particular, en una historia que nos lleva más que nunca al pasado para poder descubrir la verdad.

Recapitulemos antes de comenzar. Todo empezó con El misterio de Arlene. Allí conocimos a Alex, Bea y Berto cuando se toparon con un fantasma llamado Arlene, una chica que murió a la edad de 12 años en enero de 1978 en el internado Las Camelias. Un secreto rodea su muerte, y la banda de amigos intentara descubrirlo. En el medio de su investigación se toparán con una banda de traficantes de drogas y una trama más que inesperada. En Reencuentro con el pasado conoceremos a las antiguas compañeras de clase de Arlene. Por supuesto, estas ya son adultas. Nuestra patrulla de amigos se ve envuelta de nuevo en un jaleo que implicará un gran robo de dinero y alguna que otra situación peligrosa.


Y ahora llegamos por fin a 1977. El título deja ya claro que viajaremos al pasado, para descubrir la verdad sobre Arlene. Susana escribe esta última novela de forma un poco diferente a las anteriores, planteándola a través de dos líneas temporales. Mientras las antiguas amigas se juntan con Arlene en la biblioteca de Las Camelias para recordar los sucesos de ese lejano 1977 intentando desentrañar el misterio de su muerte, en el presente, un terrible peligro está a punto de acontecer. De esta forma vamos explorando los recuerdos de las cuatro amigas con todo detalle, mientras también ellas lo van comentando juntas en la biblioteca. Asistimos de primera mano a dos lineas temporales destinadas a juntarse.

Siempre he defendido que los libros para niños o lo que conocemos como middle-grade (10-12 años) no tienen por qué cortarse ante nada. Ni muertes, ni sangre o ningún tema que afecte a nuestro mundo real. No entiendo la dulcificación de los hechos por el mero hecho de ser un una historia para niños. Tienen la misma capacidad de comprensión que cualquiera, aunque a distintos niveles. Susana entiende esto a la perfección. Nos habla sobre la muerte, la nostalgia o la imposibilidad de recuperar nuestro pasado. Y como dije antes, no deja de lado la tristeza o las situaciones escabrosas. Si en las otras novelas hablo de drogas o duras situaciones familiares, en este caso le tocó el  turno más de cerca  a la corrupción y al encubrimiento de delitos.


Pese a no haber tenido la suerte de nacer en una época como los 70´s o los 80´s, me he sentido dentro de ese ambiente con cada recuerdo. Las referencias a La guerra de las galaxias y su estreno, la serie Starky & Hutch de la que escucho a mi padre hablar alguna vez, o la mítica revista Súper Pop con sus conocidas pegatinas. Famosos como Camilo Sesto, dulces como las Panteras Rosas y los ricos Tigretones. Se nota que Susana ha vivido la época, que tiene amor hacia ella y se lo ha pasado bien volviendo a ella con sus referencias. Todo concluye con una resolución inesperada, y triste en cierta manera. El cierre no deja de parecer optimista y feliz a primera vista, pero tiene cierto aire de tristeza tras reflexionarlo unos días. El tiempo pasa a cada minuto sin que nos demos cuenta y debemos aprovecharlo al máximo. Nunca se sabe cuándo será ese último segundo de vida del que disponemos.
Susana da un buen cierre a la trilogía
La ambientación y referencias
La conjugación de líneas temporales

El halo de tristeza al pensar en el final

Susana Vallejo ha compuesto una trilogía infantil muy interesante. Saliéndose de los moldes y restricciones habituales dentro de las temáticas infantiles, viviremos un misterio que se extiende durante tres libros pero que tendrá su respuesta. Este último libro se convierte en mi favorito de los tres. Más referencias que nunca, mayor ritmo investigador y una serie de sucesos que no sabía cómo iban a terminar. Trilogía más que recomendable si disfrutáis de estas historias como un servidor.

¡Muchas gracias a Ediciones DiQueSí por el ejemplar!

jueves, 26 de octubre de 2017

La casa del callejón, de David Mitchell

La casa del callejón
David Mitchell (Trad. de Laura Salas Rodríguez)
Literatura Random House
Rústica | 224 páginas | 17,90€




El tropo de la casa encantada es un tema recurrente en la literatura de terror. De ahí han salido grandes obras como La casa infernal de Richard Matheson, Otra vuelta de tuerca de Henry James y La maldición de Hill House de Shirley Jackson. Pero claro, si este tropo viene firmado por un tal David Mitchell, servidor se tira de cabeza a devorarlo al momento sin pensarlo. Tanto que en un solo día termine la lectura de la novela. Este último texto de Mitchell nació de un experimento en Twitter del autor en 2014. Durante una semana escribió la primera historia del libro llamada “The Right Sort”a través de tweets, pero que luego ha reescrito y reubicado en 1979 para la novela. Pese a que puede leerse como una historia totalmente autónoma, La casa del callejón conecta directamente con el penúltimo episodio de la magnífica Relojes de hueso. Funciona perfectamente como lectura independiente, pero el avezado lector de Mitchell se verá recompensado con personajes, conceptos y temas bastante recurrentes del autor británico.

Probablemente La casa del callejón sea la novela más accesible para adentrarse en la obra de Mitchell. La estructura de la novela nos lleva a través de cinco historias separadas nueve años en el tiempo desde 1979 hasta 2015. Todas ellas comparten un nexo en común, un lugar. Se trata de Slade House, una misteriosa casa a la que se accede a través de una pequeña puerta de hierro negro empotrada en una anodina tapia de ladrillo de un estrecho y oscuro callejón. Cada nueve años, un invitado desafortunado cruza esa puerta para encontrarse con el impresionante jardín que rodea a la gran mansión. Pero lo que pasa con este invitado, solo los gemelos Grayer podrían contártelo. Cada una de las historias tejerá todo un despliegue visual y narrativo, construyendo poco a poco una serie de relatos sencillos llenos de detalles singulares y personajes inolvidables.

Fragmento de la cubierta (Ed. Sceptre)

Jugar con historias y momentos entrelazados podríamos decir que es una de las características recurrentes en la obra de David Mitchell. Ahí tenemos El atlas de las nubes, Escritos fantasmas o la última Relojes de hueso, como buenos ejemplos de ello. La magia del autor reside en la fuerza con la que es capaz de construir cada relato o novela corta. Cada una de ellas, contada en primera persona y por un narrador diferente, se encuentra entrelazada por personajes, objetos y una misteriosa mansión. Los episodios, aunque al principio tengan una estructura repetida y predecible, van construyéndose uno sobre el otro, como toda una matrioska. Aun así, la novela nunca llega a ser tan laberíntica o compleja como otras lecturas del autor, pero sigue proponiendo un juego interesante y adictivo para cualquier lector.

El británico te engancha a sus páginas contando la misma historia desde diferentes tiempos y voces narrativas. Cada narrador posee un tono propio y realista que lo hace confiable e interesante. El autista Nathan, el desencantado detective Gordon Edmonds, la rechazada Sally Timms, la periodista Freya y la misteriosa doctora Iris Marinus-Fenby. Cada uno se ve inmerso en un juego de espejos e ilusiones tan diferente como memorable para el lector en cada ocasión. Si me tengo que quedar con alguna en concreto, son la primera y la tercera las que más he disfrutado, aunque todas tienen algo especial. Las cinco son capaces de crear personajes plenamente desarrollados con una tridimensionalidad envidiable en tan solo una decena de páginas.
Ilustración interior de la edición inglesa

Mitchell se dedica durante las doscientas veintidós páginas de La casa del callejón a juguetear con varios tropos del género de la casa encantada: escalones que resuenan, retratos perturbadores, rostros en la ventana, voces que susurran, un reloj que no funciona bien, advertencias inocuas o el villano que no se puede resistir a explicar todo su plan. Todo lo conjuga con algunas de sus particulares características como hacer preguntas sobre el tiempo y la propia identidad. No está exento de algunos fallos menores, si me quito la careta de fanboy desmesurado. Los últimos dos capítulos se llenan de explicaciones bastante largas e innecesarias para el lector, sobre todo si estas atento al funcionamiento básico de la casa. No quita que volver a leer algo de Mitchell en la lengua de Cervantes vuelva a ser de un placer inmenso para mi. La casa del callejón es una historia sólida de casas encantadas, perfecta para las fechas a las que nos acercamos por su aura terrorifica. Todo ello supone un punto más que directo en la interconexión de la que hace gala la obra del británico en su "übernovel".

La habilidad de Mitchell para no dejarte parar de leer
Las voces narrativas
Los detalles y guiños a otras obras del autor
La solidez de toda la historia

Algunas explicaciones innecesarias

La casa del callejón es una de las novelas más cortas dentro de la bibliografía de Mitchell y un punto de acercamiento perfecto para cualquier lector. Cinco relatos largos que rondan entre las 40 y 50 páginas cada uno, en los que puedes descubrir tanto la prosa como los temas y estilo habitual de las obras del británico. Quizás es menos laberíntica que cualquier otra novela suya, quizás es demasiado explicativa en los dos relatos finales. Un texto solido que utiliza la etiqueta de casa encantada con acierto para llevarte de forma lineal a diferentes momentos temporales en una investigación casi detectivesca tras la misteriosa Slade house.

¡Muchas gracias Literatura Random House por el ejemplar!

Otras reseñas de interés:

martes, 24 de octubre de 2017

Pon ficción corta en tu pila #7

Una vez más me dispongo a recopilar mis últimas lecturas cortas, tanto relatos como novelas. Llevo un tiempo sin hacerlo y la verdad es que hay bastante material. Últimamente estoy leyendo y disfrutando bastante ficción corta entre antologías, colecciones, revistas y relatos sueltos. Un par de novelas cortas, tres de relatos sueltos y toda la última entrega de SuperSonic es de lo que toca hablar hoy. Let´s go!

Hambre de piedra
N. K. Jemisin (Trad. de David Tejera Expósito)
Fantifica | Clarkesworld Magazine
Online | 17 páginas | Gratis
3,5 / 5


Todos (o algo menos gran parte) de los lectores de La quinta estación (Nova) están de enhorabuena por este regalo de Fantífica y David Tejera. Si habéis quedado prendados de N. K. Jemisin y su universo de la multipremiada Trilogía de la Tierra Fragmentada, ahora tenéis la oportunidad de leer un relato ambientado en ella de forma gratuita. Aunque según la autora, más que un relato es una prueba de concepto de lo que terminaría siendo su trilogía. Tras la lectura, puedo afirmar que tiene muchos elementos reconocibles de la misma. El cuento es entretenido e interesante, aunque el mayor atractivo tras su lectura es saber cuándo suceden estos hechos dentro la cronología de la trilogía.

Jemisin narra una historia de supervivencia y venganza. Una joven sin hogar ni nombre busca al hombre que destruyo su ciudad. Y lo lleva haciendo durante mucho tiempo. Por fin ha dado con él, gracias al control que tiene de sus poderes y al reconocible olor del hombre. Tiene un plan, y espera poder cumplir su vendetta. Aunque el relato se puede leer sin haber tocado el libro, creo que no es lo mejor. No hay explicaciones sobre los poderes dada la extensión del relato, y puede ser en parte algo confuso por ello. Sin embargo, el lector de la novela disfrutará reconociendo elementos, o incluso algún personaje familiar. De nuevo es un placer leer a Jemisin y su forma de escribir. Esa  fuerza y rabia, con frases que resuenan en tu cabeza. Las ganas de que llegue El portal de los Obeliscos el 18 de enero van en aumento.

Los extraterrestres que lo sabían todo…¡pero todo!
George Alec Effinger (Trad. de Marcheto)
Cuentos para Algernon | The Magazine of Fantasy & Science Fiction
Online | 21 páginas | Gratis
4,5 / 5


Imaginaos que una raza extraterrestre llega a la Tierra en son de paz y con ganas de ayudar a resolver todos nuestros problemas. Pero todo tiene un precio ¿verdad? Un relato muy divertido que ha sido finalista merecidamente de los premios Hugo, Locus, Nebula y SF Chronicle. Lo podeís leer traducido y de forma gratuita gracias a la gran labor de Marcheto en su magnifico blog Cuentos para Algernon. Las referencias a la ciencia ficción, el humor, los detalles de la cultura americana y la premisa atrapan desde que comienza el relato. Ayuda esa especie de dialogo divertido que Effinger establece con el lector, como si la historia surgiera de una mera conversación. Con un cierto aire a los Meeseeks de nuestra adorada Rick and Morty, aunque estos últimos son más una especie de criados, conoceremos a los nuhp y sus firmes opiniones sobre todas las cosas. Y cuando digo todas, es absolutamente sobre todo y sin admitir discusión alguna. Una entretenida historia corta para pensar en lo radicalmente necesario que es poder tener una opinión libre.

Casas rojas
Nieves Delgado
Editorial Palabaristas
Electrónico | 2,99€
4,5 / 5



Este año quise celebrar el Día de las escritoras leyendo un relato de mi autora adoptada Nieves Delgado. No sé me ocurría mejor forma que escogiendo el relato con el que se alzó ganadora del premio Ignotus en 2015 a mejor cuento. Casa Rojas se incluye dentro de la antología Alucinadas I, publicada hace tres años. Esta contiene relatos de grandes autoras españolas como Felicidad Martínez, Sofía Rhei, Lola Robles y muchas más que irán llegando a esta sección. En el relato nos metemos de lleno en la investigación por parte de una comisión gubernamental de la poderosa empresa CorpIA. Esta se dedica a fabricar y comerciar con androides para uso sexual, conocidos como sexbots. Algunos de estos presentan fallos de funcionamiento, atacando a sus propietarios. Como siempre a mi autora adoptada le gusta indagar en la ciencia ficción especulativa y en el impacto de la tecnología dentro de la sociedad. Nieves aprovecha su relato para hacer hincapié en el libre albedrío y en crear un debate social sobre la prostitución para acabar removiendo nuestra conciencia como siempre.

SuperSonic nº8
VV.AA.
Lektu
Revista digital | 2,99€
4,5 / 5



Desde abril de 2015 tenemos la suerte de contar con una publicación en castellano muy especial. De la mano de la editora Cristina Jurado y un buen puñado de colaboradores nos llega cada pocos meses una nueva entrega de SuperSonic cargada de contenidos. La revista ha ganado el ESFS en este 2017 a mejor revista europea y acumula siete nominaciones para los próximos Ignotus. Como en cada número contamos con una sección de reseñas, otra de artículos, alguna entrevista, las secciones fijas y un buen puñado de ficción tanto nacional como internacional, además del editorial a cargo de nuestra querida Cristina y una preciosa portada diseñada en esta ocasión por Ana Galvan.

Me gustaría destacar de esta Supersonic #8 tanto la reseña como la entrevista que le hace Alexander Páez a Jesús Cañadas con motivo de la publicación de Las tres muertes de Fermón Salvochea. Ambos son muy interesantes y ayudan a comprender y querer devorar aún más la nueva novela del gaditano. También he encontrado estimulante la sección Poker de cómics del gran Armando Saldaña y Cinco relatos para comenzar a leer a... que elabora otro grande como Elías Combarro, donde nos descubre la figura de Adam-Troy Castro. Imprescindible también Lo Bueno, si breve... de Xavi o la sección de Leticia donde nos habla de Brian McClellan como discípulo aventajado de Brandon Sanderson.

Si nos metemos en el tema de la ficción que aparece en la revista, hay para todos los gustos. Tenemos la traducción del desgarrador relato ganador del Hugo y Nébula a mejor relato corto "Nuestras garras destrozan galaxias" de Brooke Bolander. Un relato divertidísimo al estilo escoge tu propia aventura con "Bienvenidos a la clínica de la estación de enlace interplanetario | Horas transcurridas desde la muerte del ultimo paciente: 0" de Caroline M. Yoachim. Un juego metalingüístico del maestro China Miéville en "Detalles". Una distopía sobre la libertad con "Controles de seguridad" de Han Song, y un relato bastante extraño como es "Los extraviados" de Beatriz Guirado. No olvidemos el humor, y por eso mi querido Bandinnelli firma "Asimov como objeto sexual y de divertimento" donde explora que podría hacer un fanático con un robot de su ídolo. Por último, quiero destacar "El futuro es azul" de Catherynne Valente, una alegoría sobre nuestro propio mundo bastante peculiar.

La tienda del Señor Li
Abel Amutxategi
Ediciones El Transbordador
Electrónico | 76 páginas | 0,75€
3,75 / 5



Últimamente ha surgido en mi TL de Twitter varias conversaciones que implican a autores de humor mezclado con género. Puede que el tener a Ángel Sanchidrián y el bueno de Bandinnelli por ahí, tengan la culpa. Esto ha hecho que me surja cierto interés y que ande picoteando la obra de autores nacionales que van nombrando. Si además la novela corta está nominada a los premios Ignotus de este año, pues eso que me llevo también. La novela corta de Abel es una espiral de historias que terminan confluyendo en el mismo punto, La tienda del Señor Li. Con bastante humor, locura, surrealismo y diversión, tendremos una serie de tramas que se van mezclando con acierto hasta un final inesperado.

Estamos en un mundo donde la gente es adicta a las citas literarias. Son los letradictos, que viven en Ciudad Capital. Kamil y Anna son dos de ellos, que por una peculiar razón tendrán que huir pavorosamente de su piso. Un anciano de una residencia esconde un aterrador secreto y lidera toda una revolución contra su cuidador. Un archimandrita ortodoxo tiene una misión que cumplir, y hará todo lo posible por llevarlo a cabo. Todos se darán cita en el restaurante oriental del no menos misterioso Señor Li, donde las galletitas de la suerte siempre dicen la verdad. Una novela de aventuras, con algún que otro personaje inolvidable y un estilo muy ágil. Ideas bastante alocadas como originales, momentos de absoluta carcajada, trasfondos de personajes que no te esperas y una conclusión muy gamberra.

Domori
Sofia Rhei
Editorial Cerbero
Bolsilibro | 162 páginas | 5€
4 / 5



Aunque solo he leído Los hermanos Mozart. El reino secreto de Sofía Rhei, siempre he visto tanto reseñas como opiniones bastante interesantes sobre sus obras y relatos. Ahora, tras leer este Domori, me queda aún más claro que es una de las voces a seguir en el ámbito nacional de género. En este bolsilibro Sofia nos cuenta la historia de Luna Roja, una Domori. Los Domori son una tribu de humanos que vive en los bosques y están en plena guerra con la sociedad de las abejas. Tras un ataque fallido a su colmena, Luna Roja será llevada y salvada in extremis a una instalación extraña, donde descubrirá la verdad sobre el planeta que habita.

Es muy interesante la forma narrativa de toda la novela corta. Sin división de capítulos, Sofía sabe marcar muy bien entre descripciones y diálogos las escenas y fases por las que camina este Domori. La narración se va llenando de detalles que componen un mundo espectacular con una buena base biológica. Aunque el principal punto de vista es el de Luna Roja, poco a poco ira tomando la mano un narrador más omnisciente para completar la visión del mundo. Se sirve de una prosa sintética, sin grandes alardes estilisticos con rimbombantes combinaciones. Es efectiva, fluida, y hace que la novela corta se devore en unas horas.

Lo más interesante aparte de su mundo son los temas sobre los que reflexiona. Sofía nos hablará sobre la búsqueda de la identidad propia, las relaciones personales y sus límites, de la percepción de libertad, el sentimiento de pertenencia a un grupo y ciertas reflexiones sobre la ciencia o la naturaleza. Como casi siempre en estas novelas cortas, es una pena que duren tan poco. A veces se nota que la acción se precipita, las cosas son menos sutiles y algún personaje secundario interesante queda desdibujado. Pero Sofia compone la historia autoconclusiva de Luna Roja de forma muy concreta, con mucha calidad, y lo mejor, es que podría volver a visitar ese maravilloso mundo que ha creado cuando quiera. Porque da para más, y muchos lectores estamos deseándolo.

¿Que habeís leído últimamente en formato corto ?